Daniel tiene 18 años, cursa el último año de colegio secundario en la Escuela Nº18, y es Bombero Voluntario de Esteban Echeverría. Con tan solo 12 años, algo dentro de él despertó su vocación de servicio, que lo llevó a ingresar como aspirante a los Bomberos Voluntarios, y hoy reparte su tiempo entre libros, un trabajo de medio tiempo en una pañalera y el cuartel. Algunas veces, incluso, pasa las noches allí para poder comenzar su jornada nuevamente, sin regresar a su hogar, perdiendo la posibilidad de compartir momentos familiares.

Daniel tiene 18 años, cursa el último año de colegio secundario en la Escuela Nº18, y es Bombero Voluntario de Esteban Echeverría. Con tan solo 12 años, algo dentro de él despertó su vocación de servicio, que lo llevó a ingresar como aspirante a los Bomberos Voluntarios, y hoy reparte su tiempo entre libros, un trabajo de medio tiempo en una pañalera y el cuartel. Algunas veces, incluso, pasa las noches allí para poder comenzar su jornada nuevamente, sin regresar a su hogar, perdiendo la posibilidad de compartir momentos familiares.