Un nuevo orgullo echeverriano representó a nuestro país en el Campeonato Mundial de Taekwondo, que tuvo lugar en Roma del 23 al 27 de julio. El arte marcial, considerado deporte olímpico desde 1988, llevó a la victoria a Ian Gabriel Rodriguez. El joven, con tan sólo 17 años, participó de la competencia dentro de la ITF (Federación Internacional de Taekwondo) acompañado de su entrenador, Néstor Galarraga.

El término “Taekwondo” se puede traducir como “Camino de pies y manos”, y consiste en distintas técnicas de patada y movimientos manuales, que se terminaron de desarrollar a mitad del siglo XX, gracias al coreano Choi Hong Hi. El arte marcial se divide en 9 cinturones que determinan el nivel del practicante. Los principiantes comienzan con cinturón blanco, y al llegar al último (el negro) se sigue subiendo de nivel por “danes”. Ian se encuentra actualmente en la categoría de juveniles de hasta 60 KG; Cinturón negro; Primer dan.

De la selección argentina, 160 personas tuvieron el privilegio de vivir la experiencia de participar en el mundial (entre competidores  y entrenadores). Durante el primer día en la ciudad histórica, se realizaron los pesajes (según el peso de cada competidor, se le asignó una determinada categoría y así se eligió su contrincante correspondiente).

En el segundo día se llevaron a cabo las competencias individuales, que consistían en una persona de cada país compitiendo con otra individualmente, trabajando las formas propias del Taekwondo (técnica de puño, defensa y patada). Se hicieron ocho rondas de esta instancia, de las cuales Ian obtuvo el primer puesto.  Al tercer día comenzaron las peleas individuales: se enfrentaban dos personas, una de cada seleccionado. Al igual que el día anterior, hubo alrededor de ocho rondas.

En la recta final de la competencia internacional se enfrentaron seis personas de cada seleccionado, en tres peleas grupales por país (5 contra 5, contando con un suplente). De los 9 equipos que se formaron de todo el mundo, Argentina compitió contra Canadá, EE.UU, Inglaterra y finalmente con Australia, obteniendo así la victoria y cumpliendo el sueño de muchos.

Orgulloso por haber representado al país y a Esteban Echeverría en Italia, Ian opinó: “Es un orgullo representar a todos, tanto a los que me apoyan, como a mi familia, alumnos, maestros. Todo está en uno, así que hay que dar lo mejor. Haber vuelto con las medallas me da un gran alivio”. El joven practica el arte marcial desde sus ocho años, y actualmente es profesor de alumnos desde la categoría “juniors” hasta adultos. “Lo más lindo del taekwondo es entrenar a los nenes desde sus inicios”, afirmó con una mirada brillante, traducida en felicidad.

El distrito de Esteban Echeverría tuvo la alegría de contar con dos campeones del mundo en taekwondo. Néstor, el entrenador de Ian desde el  año 2008, formó también a Cristian Bogado, quien salió campeón en el mundial de Inglaterra hace unos años. Demostrando aprecio y orgullo, comentó: “Ian es como mi hijo dentro del taekwondo, y además somos vecinos. Yo le vi el talento desde sus primeras competencias”.

Néstor Galarraga da clases hace 25 años, y asegura con pasión que su vida es el taekwondo. “El taekwondo tiene una parte espiritual y disciplinaria. Se trabaja el cuerpo de manera integral, y eso incluye la cabeza y el corazón. Eso repercute en la vida personal de cada uno y da fortaleza para lograr todos los objetivos”, declaró con convicción. Retrocediendo en el tiempo, relató alegre cómo conoció a su alumno: “Un día estaba comiendo con mi familia y salí con unos guantes de foco a la calle. Había un montón de nenes, y yo aplaudiendo con los guantes dije “¿Quién quiere practicar taekwondo?” Uno de los chicos que se acercaron fue Ian”.

El ITF Club, escuela de Taekwondo en la que Néstor ejerce su profesión, cuenta actualmente con 800 alumnos y 25 instructores, y tiene su sede central en el Gimnasio Zeus (Leandro N. Alem 840).