Se trata de Lourdes Zaupa y Leandro O’Connell, de 17 y 18 años, oriundos de Monte Grande. Son alumnos de la escuela Municipal de Artes y Oficios de Esteban Echeverría, y obtuvieron el galardón de oro en la categoría “Tango Tradicional Juvenil”.

Los chicos debutaron y brillaron sobre el escenario marplatense en los Juegos Bonaerenses, siempre alentados por su profesor, Walter Fernández. La interpretación que hicieron del tema “Marión”, de Caloi, los posicionó en el primer lugar.

Leandro comenzó a estudiar con Walter hace dos años, pero no tenía pareja para presentarse en los Juegos. Cuando faltaba poco para el cierre de la inscripción, se cruzó con Lourdes en un festejo por el 25 de Mayo en el Museo La Campana.

Ayudados por Walter, ambos se inscribieron, sabiendo que tan sólo faltaba un mes y medio para los regionales. Con mucho esfuerzo, organizaron sus horarios escolares y utilizaron el rincón que tuvieran disponible en el Centro Cultural “El Telégrafo” para ensayar.

Con un traje prestado por un profesor de la escuela Municipal de Artes y Oficios, Leandro se presentó en los regionales junto a Lourdes, que lucía feliz los zapatos que su mamá le había comprado con un gran sacrificio.

La presentación les otorgó el pase inmediato a Mar del Plata, para lo cual resultó esencial la ayuda del Municipio: “Tenían cubierto los viáticos, el hospedaje y la comida, sin eso no hubieran podido ir”, señaló Walter.

De este modo, compitieron con otros diez participantes y dejaron todo sobre el escenario. La armonía y conexión que tienen como pareja se vio reflejada. Walter destacó orgulloso que los chicos lograron transmitir lo esencial del tango, ya que “eran dos, pero se veían como una unidad”.

Todos esos ingredientes los consagraron ganadores. Lejos de conformarse con el triunfo, los jóvenes tienen ahora presentaciones en distintos lugares del distrito y sueñan con continuar formándose para mantener el prestigio que Esteban Echeverría tiene en la disciplina del 2×4.