Buenos Aires International Fashion Film

Se trata de Adrián Sosa,  diseñador de indumentaria  que vive en El Jagüel, galardonado en la categoría Mejor Fashion Film por elección del público de 37 países del mundo, con su cortometraje “Redlight”, basado en su marca de vestimenta que tiene como fin concientizar y abordar la temática desde una mirada feminista., durante su participación en el festival Buenos Aires International Fashion Film. La premiación le permitirá realizar su segundo rodaje para competir en un nuevo programa de diseño en Berlín, Alemania, en donde representará al distrito a nivel internacional.

Adrián tiene 28 años y llegó a Esteban Echeverría cuando tenía 11, desde Peribebuy, un pueblo ubicado sobre la cordillera de Paraguay. Desde chico soñaba con ser antropólogo, ya que lo apasionaba el saber sobre la historia del arte y la cultura.

“Vivía metido en la Municipalidad de mi pueblo, hacía todos los cursos que había. No me interesaba jugar, sólo aprender”, relató Adrián,  mientras recuerda los pasos que lo llevaron a estudiar diseño, y encontrar de este modo las herramientas necesarias para comunicar mediante la indumentaria textil.

Su última colección estuvo basada en la protesta social, a través de un análisis que realizó sobre violencia de género de la ciudad de Ámsterdam (Holanda), por el que descubrió que fallecían 18 mujeres por hora. De este modo, desplegó esta temática en un desfile realizado en el  Palacio Alsina,  evento que fue el puntapié inicial para realizar el film de moda que lo consagraría el pasado miércoles, como autor del mejor Fashion Film seleccionado por el público.

“Al principio tenía miedo que la gente tomara mi trabajo como frívolo, pero me di cuenta que a través de la indumentaria se puede comunicar y enviar un mensaje social”, sostuvo, y adelanta su última colección, en la que comunica a través del arte urbano de una villa de Mataderos.

Su estilo, no sólo apunta a mujeres, sino que también trabaja en el diseño de indumentaria masculina con estilo Oversize, que lleva a cabo a través de los remanentes de la ropa femenina, con la idea de reutilizar los materiales, y concientizar sobre el cuidado del medio ambiente. “Para realizar un jean son necesarios 120 litros de agua”, enfatiza.

Adrián,  inició sus pasos con estudios de vestuario, escenografía y teatro; se formó luego en el  Instituto Roberto Piazza, y  en 2014 se perfeccionó con una capacitación en la Escuela Argentina de Moda. Participó también en ferias de diseño, realizó diseño de interiores en Casa FOA y se desempeñó como vestuarista en el Programa “Elegidos” transmitido por Telefé.