Hace 24 años, en la localidad de El Jagüel, 2.500 vecinos confiaron en un proyecto privado de construcción de viviendas con ahorro previo, para familias de trabajadores, docentes y trabajadores universitarios. Así, las familias obtendrían su hogar por sorteo o licitación en uno de los cuatro complejos a construirse: Docentes, ViTUN (Viviendas de Trabajadores Universitarios de la Nación), Autónomos 1 o Autónomos 2.

Producto de la mala administración, el contexto económico y la falta de control de las autoridades municipales de gestiones anteriores, se llevó a cabo la construcción de las torres de departamentos sin las autorizaciones correspondientes. De este modo, la cantidad de departamentos fue significativamente inferior al número de familias que se habían suscripto a los planes y poco a poco comenzaron a desconfiar del proyecto.

De las 2.500 familias que se habían sumado inicialmente al proyecto, sólo 1000 habían recibido sus viviendas, lo cual generó intervenciones judiciales, denuncias penales, la quiebra de una de las administradoras de los complejos (ViTUN) y más desconfianza.

Cuando el Dr. Fernando Gray comenzó su gestión, asumió el compromiso de darle una solución al barrio Coca-Cola. Así se dio inicio a un gran número de reuniones con miembros del Poder Judicial, de la Escribanía General de Gobierno, de la Subsecretaría Social de Tierras, Ministros de la Corte, entre otros, para delinear los pasos a seguir y poner en marcha un plan de acción para resolver la situación.

La primera decisión tomada fue la de prescribir todas las propiedades a favor del Municipio, es decir, se transfirieron las propiedades en cabeza de las sociedades antes mencionadas a nombre del Municipio, el cual asumió el costo de los planos de construcción, mensura y división, y luego los de afectación al regimen de propiedad horizontal, con el valor económico que esto conlleva. En este sentido, el caso del barrio Coca-Cola es emblemático por la solución de transparencia a la que se llegó a través del Municipio.

De esta manera, tras muchos años de arduo trabajo, las primeras 164 familias recibieron en manos del Intendente Municipal, Dr. Fernando Gray, su boleto de adjudicación a partir de las ordenanzas y la autorización judicial dictadas por el Juez de Convocatoria Docente, Dr. Juan Pablo Augé, titular del Juzgado en lo Civil, Comercial y Contencioso Administrativo Federal Nº3 de Lomas de Zamora, quien ratificó las actuaciones realizadas por el Municipio y dio lugar a que puedan suscribir estos documentos. “Es una enorme alegría poder estar reunidos con tantos vecinos por un evento tan esperado durante todos estos años en nuestro querido distrito de Esteban Echeverría. Ya estuvimos explicándoles como era el proceso de regularización dominial del barrio, cómo vamos a seguir con todas las etapas y cómo vamos a avanzar con esta etapa tan importante que tiene que ver con los boletos de cesiones que hoy se van a llevar todos y cada uno de ustedes. Son más de 150 personas que ha designado el juez de esta causa, para que sean emitidos en este acto los boletos que van a ser el primer título que va a tener cada uno de los propietarios de este barrio Coca-Cola”, expresó el Jefe Comunal en la apertura del acto.

En esta primera instancia, los vecinos que recibieron su boleto de adjudicación son aquellos que poseen libre deuda de las cuotas de sus departamentos y de expensas; no obstante, cabe destacar que el proceso de urbanización alcanzará a todas las unidades del complejo. De esta forma, el Intendente Municipal explicó: “A partir de ahora, una vez que entreguemos los boletos, ustedes ya están en las mismas condiciones que cualquier propietario de Esteban Echeverría, con todos sus papeles al día. Este boleto que tienen no es un boleto que el Municipio decide a quién otorgárselo y a quién no. Hay una causa judicial en la cual, a través de un listado emitido por la justicia, se ordena y autoriza al Municipio a entregar determinados boletos para posteriormente realizar las escrituras. Sé que cada caso es distinto pero esto está judicializado, con lo cual el Municipio no puede intervenir sobre cada uno de los casos de forma particular ya que todos tienen que ser tratados judicialmente”.

Tras recibir sus boletos, varios vecinos del barrio expresaron su gratitud y alegría: “Hay mucha gente que hace muchos años que estaba esperando este momento y que ya no creían en que fuera posible por todos los años que habían pasado. A mí me da mucha alegría porque saber que tengo un departamento que ya tiene los papeles en regla es algo distinto, al no tener papeles nuestras propiedades eran casa de nadie”, expresó Claudia Coddiani. A su vez, Hector Romero comentó que “hace 20 años que estamos luchando para lograr esto en el barrio y la verdad es que estoy muy contento de recibir el boleto, es una satisfacción muy grande. Tenemos la expectativa de hacer una comisión para mejorar los predios, hacer arreglos y también hacer juegos para los chicos”. Por su parte, Daniel Moya afirmó que “fue un proceso bastante difícil. Hace aproximadamente 15 años que empecé con las cuotas de este plan y parecía prácticamente imposible llegar a tener los papeles del departamento. Así que hoy es un día de mucha felicidad porque significa ya tener algo seguro para la familia. Confiamos en que gracias al aporte del Intendente el barrio va a quedar muy bien armado desde todo punto de vista”.

Para que la regularización del barrio Coca-Cola pasara de ser un sueño a una realidad y así poder devolverle a esos vecinos la confianza perdida, existió la intervención de decenas de autoridades provinciales que acompañaron las decisiones tomadas por el Intendente Municipal, Dr. Fernando Gray, quien se mostró sumamente satisfecho por haber dado un paso tan importante en la regularización del barrio: “Nosotros comenzamos con este trámite en el año 2008 y la verdad que hay ningún antecedente en la Provincia de Buenos Aires de entrega de boletos o de escrituración de un complejo de estas características, con lo cual se está generando algo muy importante no sólo para nuestro distrito sino también para toda la provincia. Hubo que hacer todo el trabajo de agrimensura y de planos, pasando por muchísimas instancias con aprobación judicial. Cada uno de los casos que tenemos acá tiene su juez actuante, sus interventores y sus respectivas cuestiones que son distintas a las de los demás. Por eso yo quiero agradecerles a todos los que han intervenido en la actuación y en la celebración de estos trámites”.

AC/CS/FP 26115