A raíz del trabajo realizado por el Servicio de Bromatología de la Secretaría de Salud del Municipio de Esteban Echeverría, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) prohibió la comercialización de productos marca Prasat.

En el informe realizado por el Laboratorio del Municipio, se detectaron que las muestras de milanesas de soja, pastas frescas a base de harina de trigo y harina de soja no eran aptas para el consumo humano por su elevada cantidad de bacterias.

Asimismo, se puso en evidencia que la información declarada en el rótulo y la autorización del establecimiento elaborador eran inexistentes, por lo que se trata de un producto ilegal.