Iniciativa de la CONABIP

Se trata de Anabella Manoukian, seleccionada junto a otros seis argentinos por la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (CONABIP) para realizar jornadas de capacitación e intercambio en Alemania. Actualmente es Presidenta de la Comisión Directiva de la Biblioteca Florentino Ameghino de la localidad de Luis Guillón, y a su vez, nieta de una de sus fundadoras.

Anabella, de 47 años, colabora desde muy chica en la biblioteca fundada hace 52 años, dado que su abuela, Brígida Walsh, fue una de las impulsoras de la institución. Realizó sus estudios primarios y secundarios en el colegio Euskal Echea, y a los 15 años comenzó a atender al público en la biblioteca, que hoy cuenta con 30 mil volúmenes. Se recibió de bibliotecaria en el ISFDyT 35 de Monte Grande, y luego realizó la licenciatura en la Universidad Nacional de Mar del Plata.

El próximo 22 de octubre viajará a las ciudades de Colonia, Berlín y Frankfurt (Alemania), tras ser una de las dos bonaerenses becadas para capacitarse y recorrer archivos y bibliotecas especializadas y generales en el país europeo, avanzado en el sistema de promoción de lectura.

El intendente local, Fernando Gray celebró la elección, y afirmó que “es un orgullo que una persona formada como Anabella, con tanta trayectoria y vocación sea reconocida para continuar capacitándose en distintas ciudades del mundo”.

La iniciativa surge a partir de una articulación entre miembros de la Embajada de la República Federal de Alemania en Buenos Aires, el Goethe-Institut Buenos Aires, la Fundación Filba, y TyPA y la CONABIP. Se postularon un total de 84 personas provenientes de bibliotecas populares de todo el país, de los cuales sólo fueron seleccionados siete, siendo dos de la provincia de Buenos Aires.

La biblioteca popular Florentino Ameghino de Luis Guillón tiene 52 años y cuenta con 30 mil volúmenes, un Centro Cultural y salas de lectura infantil. Abrió sus puertas el 24 de mayo de 1964 en un garage de la calle Madariaga, luego se trasladaron a la calle Ameghino 1640, en donde actualmente funciona, y a lo largo del tiempo fueron ampliando espacios para albergar cada vez más ejemplares. Además, recibe una subvención del Municipio de Esteban Echeverría, iniciativa que desde la institución consideraron “muy importante porque otorga un gran sostenimiento”.