El entrenador  echeverriano de levantamiento olímpico de pesas, Ariel De Candido, participará de los Juegos Olímpicos de la Juventud de Nankín, que se llevarán a cabo del  19 al 28 de agosto en China. Esteban Echeverría tendrá su lugar representando a todo el país en esta segunda edición de un evento multideportivo y cultural para atletas jóvenes de entre 14 y 18 años. La delegación partirá 15 días antes a la ciudad asiática para lograr una mayor adaptación y ambientación. Dentro de los clasificados se encuentran una joven de Mar del Plata y otra de Esteban Echeverría, aunque aún no se ha definido su participación.

A sus 36 años, Ariel participó de torneos sudamericanos y panamericanos, como los Juegos Odesur de Lima, Perú. También, fue el encargado de la preparación de la fuerza y potencia de Sofía Monserrat, elegida la mejor arquera del último mundial de hockey femenino juvenil.

El levantamiento de pesas como deporte se conoce con el nombre de halterofilia, y consiste en sostener todo el peso posible en una barra con discos en sus extremos, que determinan la cantidad de kilos levantados. La halterofilia ha estado presente en el mundo competitivo desde los Juegos Olímpicos de Atenas en 1896.

“Nosotros, como entrenadores, aspiramos a un juego olímpico. Es una oportunidad que todavía no puedo creer. Una emoción grandísima y una responsabilidad muy grande”, cuenta Ariel con un tono entusiasta en su voz. También sostiene cómo él considera que la sociedad tiene un tabú sobre el levantamiento de pesas en general y la aparente deformación del cuerpo a lo largo de los años. Destruyendo mitos, el entrenador que comenzó con el deporte a sus 15 años, asegura que con una buena técnica y entrenamiento, el cuerpo sigue siendo el mismo en cuanto a la estatura y otras creencias, como la deformación de las rodillas. Destaca la gran importancia de una buena técnica según la edad, el sexo y la adaptación física de cada persona. Asegura que antes de levantar el peso, hay que fortalecer los músculos y hacer ejercicios de salto.  Concluye remarcando la importancia de un “entrenamiento invisible”, que incluye todas las actividades cotidianas ajenas al deporte, como una buena alimentación y descanso.

Esteban Echeverría cuenta con un taller de halterofilia que se dicta en el Campo de Deportes Santa María, ubicado en  José Hernández 748, localidad de El Jagüel. Las clases, orientadas a niños, niñas y adolescentes entre 10 y 15 años, están a cargo de Ariel De Candido, quien en pocos días partirá a China en busca de un sueño olímpico.